Marzo, 2021

Esta mañana, hice este pequeño post en Goodreads a modo de review para el tercer libro de La Nación de las Bestias, con la intención de que fuese un update más bien casual (y claro, una excusa para quitar mi auto-rating por cuestiones de ansiedad). Pero a medida que iba formando este corto post, me fui dando cuenta de que era algo que necesitaba compartir abiertamente con todos mis lectores, en todos los canales posibles.

También, porque es lo último que voy a hablar relacionado con el aspecto de salud mental. Al menos, en lo que concierne a lo negativo de mi experiencia. Sólo… quiero ser sincera, y breve, con todos y hablar un poco de lo que me está pasando, no con el libro, sino conmigo al momento de escribirlo, y lo que voy a contar aquí es puramente personal, y lo único que pretendo, simplemente, es por fin expresar lo que desesperadamente necesito decir.

Cuando escribí el Señor del Sabbath hace unos años, una de las cosas más difíciles para mí de tragar eran las veces en las que algunas personas llamaban a Elisse estúpido y egoísta, un niñato tonto y desesperante. Pero no porque el lector estuviese equivocado en llamarlo así ni porque no tuviese su derecho de percibir al personaje de esa manera, sino porque ese Elisse de ese libro, de ese Señor del Sabbath… era mucho de lo que yo fui al momento de escribirlo.

Una persona deprimida. Una persona sin identidad, sin dirección, sin madurez. Y, sobre todo, una persona terriblemente sola, dispuesta a aferrarse con dientes y uñas a cualquier pizca de afecto que pudiesen darle y convertirla en su salvación. Y me dolió mucho darme cuenta de ello. Me dolió darme cuenta de que lo que le sucedía a ese chico no era tan ajeno a mí como creía.

Actualmente, estoy atravesando por un proceso… muy difícil. Escribir una historia tan importante como La Nación de las Bestias 3 estando sumida en la depresión, en la ansiedad y en días en los que soy incapaz de levantarme de la cama, en donde la vida poco a poco ha perdido su color, es sin duda el reto más grande que he tenido en mi vida, mucho más desafiante que lo que alguna vez fue Leyenda de Fuego y Plomo en su momento, historia que me hizo ver mi suerte negra no porque no estuviese mentalmente estable, sino porque era una historia complicadísima en sí.

Y ahora que estoy escribiendo este tercer libro, soy consciente de que estoy dejando mucho de ese dolor aquí, de que varias heridas que veremos provienen de lo que estoy viviendo actualmente. Es un momento donde no percibo el límite entre el sueño y la realidad, un momento sin luz y en donde hay más melancolía, arrepentimiento y falta de vida que nunca. Éste… va a ser un libro gris. Muy gris.

Y por eso, perdónenme, de verdad. No puedo prometerles un libro emocionante, lleno de adrenalina, giros descabellados y una trama trepidante como lo fue Leyenda de Fuego y Plomo, porque simplemente, ahora, en el momento en que escribo cada capítulo, cada frase, estoy triste. Estoy destrozada y me cuesta mucho juntar mis pedazos. Y la barra que ha dejado mi anterior libro es tan alta, que no me falta el temor de pensar que tal vez no voy a lograrlo de nuevo.

Aún así, a pesar de todo, necesito desesperadamente contar esta historia. Y necesito contarla ahora, con todo y los riesgos que eso implica.

Gracias por todo su cariño. Gracias por ser mi Nación y por estar a mi lado. Aún con la incertidumbre de qué clase de libro voy a entregarles, tengan siempre la promesa de que estoy haciendo mi mejor esfuerzo. De que sin importar cómo y en qué estado, estoy siendo la mejor escritora que puedo ser en este momento.

No merecen menos de mí. Gracias.

Un comentario sobre “Marzo, 2021

  1. Simplemente con esa sensibilidad que tienes de mostrar tus sentimientos ,nos demuestras lo maravillosa y grande que eres como ser humano y persona, y sobre todo que detrás de esos escritos hay una persona que siente y piensa no una maquina de escribir solo para complacer a la gente, sino darle a las personas todo tanto como lo mejor, así como lo mas triste o difícil de lo que es vivir pero lo importante es que sigues y seguirás siendo la mejor y un buen ejemplo para muchos de seguir adelante y que la vida continua y podemos superar todas las cosas difíciles aunque allá momentos que sentimos que no podemos seguir adelante siempre hay una luz a la cual podemos seguir y esa luz eres tu para mi y simplemente el brillo de mis ojos.
    Gracias por ser como eres.

    Me gusta

¿Qué opinas? :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s